Tras más de diez años en la zona, y de haber visitado muchos de los restaurantes de Bávaro y Punta Cana, he creado este espacio para comentar mis experiencias personales en cada uno de ellos. Espero que la información os sea de utilidad y que me ayudéis con vuestros comentarios a complementar mis experiencias. ¡Buen provecho!

dimecres, 1 de febrer de 2017

OUTBACK STEAKHOUSE PUNTA CANA

Estoy muy contento porque parece que por fin hemos encontrado un lugar que cubre una de las necesidades históricas de la zona de Bávaro y Punta Cana: la falta de tiendas de equipamiento deportivo, en especial zapatillas para correr, pero gracias al restaurante Outback Steakhouse esta situación se ha corregido. 

¿Quieres apuntarte a la media maratón de Punta Cana y no encuentras zapatillas?, no sufras, ves a Outback Steakhouse, pide una pechuga de pollo y listos, podrás correr no una media maratón, podrás correr dos o tres maratones y tus suelas de carne de pollo a la parrilla aguantarán más que tus propias piernas.

Ah, y por el estado de la pechuga no sufras, difícilmente saldrá más sucia después de la carrera de lo que sale cuando viene de la plancha.

La verdad, y fuera ironías, qué vergüenza. Hoy hemos ido a cenar siete adultos y dos niños. Hemos pedido hamburguesas, tres The Outbacker Burger (la especialidad a juzgar por el nombre), tres de pollo, dos hamburguesas de niño y una pechuga a la plancha. Las tres de pollo y la pechuga daban, literalmente, asco. Negras, sucias, como si las hubieran utilizado para limpiar la plancha con ellas en lugar de con un cepillo. Las de carne de res, crudas por dentro, requemadas en los bordes y sucias de la misma parrilla. Del pedido que acabo de relatar, además han servido una hamburguesa mal y una guarnición mal. Dos errores en nueve platos…, no había cerveza normal, y para acabar de adobarlo, han tardado cuarenta y cinco minutos en servirnos la comida. Una vergüenza indigna para la cadena.

En lo único que no se han equivocado ha sido en la cuenta, casi seis mil pesos (ciento veinticinco dólares USA) sin postres, sin cafés y sin repetir bebida, lo dicho, una estafa vergonzosa.