Tras más de diez años en la zona, y de haber visitado muchos de los restaurantes de Bávaro y Punta Cana, he creado este espacio para comentar mis experiencias personales en cada uno de ellos. Espero que la información os sea de utilidad y que me ayudéis con vuestros comentarios a complementar mis experiencias. ¡Buen provecho!

diumenge, 20 de març de 2016

CHEF PEPPER BAVARO

Lo que hace apenas un par de años supuso para la zona una entrada de aire fresco y alegría en la comida rápida para todos los bavarenses, hoy es un pozo de tristeza y un desastre que debería avergonzar a toda la cadena de establecimientos de esta marca.

Ubicado en la zona comercial Plaza San Juan, Bávaro, este restaurante de comida rápida franquicia de la marca Chef Pepper es, sin necesidad de probar todos los demás, el peor con diferencia.

Hacía meses que no pisaba sus instalaciones por culpa de un servicio deficiente, pero hoy, y por motivos más relacionados con la prisa que con el gusto, hemos caído de nuevo en sus redes de mal servicio. Mucha modernidad, mucha "tablet" para mostrar el menú, mucha tontería, y a la hora de la verdad he pedido las cuatro cervezas que tienen en la carta obteniendo la misma respuesta para todas, "se nos han acabado", después he probado con dos tipos diferentes de bocadillos (sandwich) y la respuesta ha sido idéntica. Al final le he pedido al camarero que me trajera lo que considerara oportuno y que tuviera la seguridad de que, independientemente de que se encontrara en la carta o no, estuviera en la cocina.

Tras más de treinta minutos esperando, el pobre adolescente que ejerce las funciones de mesero se ha acercado a decirnos que nuestra orden se había perdido y que debíamos volver a solicitarla.

Por desgracia el único valor que le quedaba a este restaurante, la velocidad, también ha sucumbido al mal hacer de sus empleados. Debo rescatar la comida, la cual si bien no es de nota y también ha sufrido un deterioro en estos dos años, especialmente en el tamaño de sus raciones, todavía mantiene un cierto nivel por encima de otras cadenas de comida rápida. 

El resultado ha sido una cuenta de 15 Dólares americanos por un bocadillo de pechuga de pollo, una cerveza que no era la que quería y cuarenta y cinco minutos de espera.

Decepcionante.