Tras más de diez años en la zona, y de haber visitado muchos de los restaurantes de Bávaro y Punta Cana, he creado este espacio para comentar mis experiencias personales en cada uno de ellos. Espero que la información os sea de utilidad y que me ayudéis con vuestros comentarios a complementar mis experiencias. ¡Buen provecho!

divendres, 25 de març de 2016

ZEN RESTAURANTE & LOUNGE


Una parte importante de la satisfacción tras abandonar un restaurante depende de haber acertado con alguno de los platos estrella de dicho restaurante. Otra parte influyente es no sentir que te han golpeado con un martillo percutor a modo de cerdo-hucha para sacarte hasta el último peso que llevaras, y el resto se compone del servicio, la decoración, el ambiente, tu propia hambre…

Pues bien, tras cenar dos rolls en el restaurante Zen de Punta Cana Village, tuve la sensación de haber acertado con todo. Incluso con el servicio, pues el camarero que nos atendió era la primera noche que trabajaba allí (o por lo menos lo parecía), y pese a no saberse ni un solo plato de la carta, contrarrestó su falta de información con un servicio atento y cuidado.

El restaurante & lounge Zen tiene un ambiente que invita a la tranquilidad, y los platos que escogimos, rollo de atún, aguacate y salsa de miel, y otro de pollo salteado, plátano maduro, aguacate y salsa de miel, me parecieron correctos tanto en la cantidad de sus porciones como en lo que en ellas nos sirvieron. Cocina sencilla formada por platos de inspiración asiática y de otros más tradicionales, ambiente tranquilo, limpio y velocidades correctas, tanto para servir, como para traer la factura cuando decidimos dar por finalizada la velada.

Comenté, al día siguiente, nuestra experiencia en el restaurante con un compañero de trabajo, y su sorpresa fue mayúscula cuando le dije que habíamos cenado bien, y a un precio correcto (40 USD dos rollos y dos cervezas). Me explicó entonces que él había estado en el mismo restaurante unos días antes con su pareja y les habían servido un pollo seco y una lasaña incomible…, quién sabe, pero casi se lo merece por pedir eso en un restaurante que se llama Zen.