Tras más de diez años en la zona, y de haber visitado muchos de los restaurantes de Bávaro y Punta Cana, he creado este espacio para comentar mis experiencias personales en cada uno de ellos. Espero que la información os sea de utilidad y que me ayudéis con vuestros comentarios a complementar mis experiencias. ¡Buen provecho!

dissabte, 15 d’abril de 2017

PUNTO ITALIA


Una apuesta segura. Quizá el restaurante más completo de toda la zona de Bávaro con diferencia. 

Aquí no esperes encontrar una cocina fusión de altísimo nivel, ni unos platos de los que no hayas oído hablar jamás, pero da por seguro que aquello que pidas lo conocerás y colmará tus expectativas en un alto porcentaje. Esto es Punto Italia, un oasis entre la locura de la innovación, los precios al nivel de los restaurantes Midtown West de Manhattan que corren por la desarrolladísima Bávaro, y el mejor lugar para almorzar al estilo mediterráneo sin tener que hipotecar tu casa para hacer frente a la cuenta.

La carta, típica en lo que sería un restaurante italiano, contiene carnes, pescados, pasta, ensaladas, bocadillos, embutidos, pizzas en horno de leña, ... ¿qué más puedes pedir un viernes en la noche o un sábado al medio día?, y además, si la pereza te atrapa frente al televisor, tienen servicio de entrega a domicilio, por no comentar que disponen de un punto de venta de delicatessen italianas dentro del mismo restaurante.

Realmente este es uno de los lugares a los que acudimos con mayor frecuencia, y el motivo no es otro que el que acabo de citar, que uno se siente bien, atendido, respetado, que puede repetir porque el restaurante no es una estafa, que les encanta a los niños y además es imposible salir enfadado de ese lugar porque su servicio es brillante, atentos, amables, con capacidad de compensarte cuando algo no sale como estaba previsto, un hecho al que la continua presencia de los propietarios ayuda sin lugar a dudas y le confiere otra garantía más a la satisfacción del comensal. 

No hay mucho más que decir de este restaurante, como no hay mucho que decir de las cosas corrientes que te hacen sentir bien, como un buen sofá, un buen libro, la buena compañía o una buena película, pero algo único debe tener como todas esas cosas cuando, y sin apenas publicidad de ningún tipo, cada vez es más difícil encontrar mesa en sus instalaciones.